Compromiso empresarial

Compromisos asumidos por el propio Grupo Graepel

La confianza depositada en el Grupo Graepel por clientes, proveedores, socios comerciales, accionistas y la opinión pública en general depende en lo sustancial de un comportamiento honesto y responsable de todos nuestros empleados.

Para responder a esa confianza como corresponde, Graepel espera de sus trabajadores que conozcan y respeten la normativa legal y las directrices empresariales.

El Grupo Graepel está compuesto por:
  • Friedrich Graepel Aktiengesellschaft | D
  • Graepel Löningen GmbH & Co. KG | D
  • Graepel Seehausen GmbH & Co. KG | D
  • Graepel North America | Omaha, Nebr. | USA
  • Oberflächentechnik Löningen GmbH & Co. KG | D
Principios y objetivos

La noción de "compliance" ("Compromiso empresarial") procede del inglés e implica el respeto a la ley, los principios básicos y las reglas de comportamiento. El código ético de conducta pretende facilitar orientación y contribuir a evitar errores en la forma de proceder. El eje central del compromiso empresarial de Graepel consiste en conseguir que nuestros empleados lo asuman en su fuero interno, de tal modo que puedan evitarse preventivamente los comportamientos dudosos desde el punto de vista jurídico.

Código ético de conducta

Graepel es una empresa internacional en expansión con más de un siglo de experiencia en el procesamiento de la chapa. Como proveedor de sistemas para productos innovadores de chapa, acompañamos a nuestros clientes con nuestra capacidad y conocimientos técnicos durante todo el ciclo comercial y proporcionamos soluciones perfectas adaptadas a los más exigentes requisitos individuales. De cada empleado (h/m) del Grupo Graepel se espera que cumpla, dentro de su esfera de competencias respectiva, con la normativa legal vigente, todas las demás directrices de obligado cumplimiento y el presente código ético.

El código ético de conducta pretende facilitar orientación y contribuir a evitar errores en la forma de actuar. Los requisitos aquí descritos relativos al comportamiento se consideran vinculantes para los empleados (h/m) de todas las sociedades del Grupo Graepel.

Legislación y directrices

Graepel espera de sus empleados (h/m), que conozcan y respeten las normas jurídicas y disposiciones empresariales, que afectan a su actividad. Los directivos, en particular, tienen que estar a la altura de su función ejemplar en el seno de la empresa y mostrar un alto grado de competencia social y ética. Están a cargo del cumplimiento y la aplicación del código ético de conducta en su respectiva área de responsabilidad.

Conflictos de intereses

En todos los niveles y ámbitos deben adoptarse decisiones comerciales, con la mejor fe posible, en interés de la empresa. Las consideraciones personales y los intereses particulares no deben influir en el entorno empresarial. Deben evitarse necesariamente los conflictos potenciales de intereses, y si ello no fuese posible deberán hacerse públicos.

Los comportamientos corruptos o antijurídicos son intolerables en el seno de nuestra empresa.

Se seleccionará a los proveedores exclusivamente en función de criterios objetivos. De mismo modo, en la adjudicación de encargos se espera un análisis justo y carente de prejuicios de las ofertas disponibles. Los encargos privados a socios comerciales de Graepel, que estén en relación directa con el área de trabajo de un empleado (h/m), solo serán admisibles previa autorización del superior jerárquico. A los socios comerciales o las autoridades no se les ofrecerá o concederá ningún tipo de ventaja o ayudas como estímulo para un comportamiento deshonesto o ilegal durante la ejecución de los negocios.

Los acuerdos de cualquier tipo con competidores, que sean contrarios a la legislación antimonopolio están prohibidos.

En el caso de donaciones, Graepel responde de un empleo transparente de las sumas donadas.

Proveedores y competidores

Se seleccionará a los proveedores exclusivamente en función de criterios objetivos. La colaboración con ellos debe fundamentarse en la confianza y honestidad. En la adjudicación de encargos se espera un análisis justo y carente de prejuicios de las ofertas disponibles. Está prohibido el favoritismo y perjuicio respecto a los proveedores por razones personales o subjetivas. Para los empleados de Graepel (h/m) son aplicables las reglas de la justa competencia.

Donaciones

La calidad de nuestros productos y servicios en el factor de motivación para convencer a los clientes de nuestra capacidad. Por principio, desaprobamos actuar mediante la aceptación de regalos o el soborno.

Conviene añadir en este sentido que, de acuerdo con las leyes tributarias vigentes, los gastos en concepto de regalos para personas que no son empleados de Graepel solo son desgravables fiscalmente si no exceden en total la suma de 35 euros netos en el ejercicio económico.

 

También por parte de nuestros proveedores y socios comerciales esperamos que sepan satisfacernos siempre con buenas prestaciones. Para disipar cualquier tipo de duda, rechazamos prestaciones accesorias que excedan el valor neto de 35 euros en concepto de actos de complacencia.

Un único incumplimiento podría acarrear consecuencias muy dañinas a toda la empres

Gastos empresariales y privados

Deberá prestarse atención a la desvinculación de gastos empresariales y particulares. Si la distinción resultase difícil, los costes deberían en tal caso imputarse como de carácter privado, en especial para regalos y atención a clientes.

Actividades profesionales secundarias y participaciones

El ejercicio de actividades profesionales secundarias o complementarias en empresas, que sean competidoras de Graepel, o con clientes y proveedores, está estrictamente prohibido. De ello se exceptúan las actividades secundarias, que carezcan de influencia sobre la actividad de Graepel. Empero, también estas requerirán de la notificación y autorización en el Departamento de personal.

Las participaciones (de capital) en empresas de la competencia, proveedores o clientes deberán notificarse al Departamento de personal.

Empleados

En Graepel se rechaza cualquier tipo de discriminación de los empleados (hombre o mujer) por motivos de raza, sexo, edad, nacionalidad, religión, origen social, minusvalía u orientación sexual. Esta norma es de aplicación para la actitud de los empleados (de ambos sexos), para las relaciones laborales existentes y el desarrollo profesional en Graepel. Los aspectos exclusivamente decisivos para la promoción laboral son el rendimiento, la personalidad, las capacidades y la aptitud personal.

Graepel respeta la normativa jurídico-laboral respectiva en cada ámbito. En el marco de las disposiciones jurídicas de los países correspondientes, cada empleado de Graepel (de ambos sexos) tiene derecho a velar por sus intereses y a crear una representación laboral o a integrarse en ella. Ningún empleado o representante laboral, hombre o mujer, será discriminado por el ejercicio de sus derechos. Graepel colabora de forma abierta y constructiva con las representaciones de los trabajadores, de acuerdo con las normas jurídicas.

Seguridad laboral, protección de la salud y medioambiental

Graepel se encarga de proporcionar a sus empleados de ambos sexos seguridad en el puesto de trabajo y les ofrece un entorno laboral seguro para su salud.

En el ejercicio de su actividad, todos los empleados (de ambos sexos) tienen la obligación de minimizar los riesgos medioambientales y para la salud y de fomentar una relación sensata con los recursos disponibles. En el caso de los productos y procedimientos, deberá prestarse atención a un empleo eficaz de la energía y los recursos y se intentará conseguir la máxima tolerancia medioambiental posible.

Datos confidenciales

Para garantizar una alta seguridad de los datos y la información en Graepel, los conocimientos sobre procesos confidenciales, datos y proyectos de Graepel y sus socios comerciales solo deben emplearse en un contexto empresarial directo y están sujetos a la obligación de confidencialidad.

Sanciones en caso de infracciones

El comportamiento irregular doloso y las infracciones en contra de la normativa jurídica vigente y las directrices empresariales no son tolerables. Se investigará cualquier incumplimiento de las normas.

Control

Los directivos están obligados a garantizar dentro de su ámbito de competencia y de forma adecuada, que:

Los negocios se desarrollen respetando la legislación relevante y las directrices internas.

Detectar, perseguir y rectificar las infracciones del código de conducta y de las normas aprobadas de acuerdo con él.

Dirección

A comienzos del ejercicio económico de 2011, Friedrich Graepel AG creó la iniciativa de competencia "Compliance", de aplicación para el conjunto de la empresa. La responsabilidad de esta tarea recae sobre el señor Klaus Mecking, Consejero Delegado de la empresa. Por añadidura, van a designarse a otras dos personas de contacto para "Compliance", de tal manera que los asuntos puedan abordarse en todos los niveles.

Choose your language

Please note that this is an automated translation.